DESINFESTACIÓN Y CONTROL DE LOS MILPIÉS, CIEMPIÉS Y ESCOLOPENDRAS

DIPLOPODI (milpiés) CHILOPODI (ciempiés), PAUROPODI y SINFILI son artrópodos traqueales terrenales de cuerpo cilíndrico y alargado y pertenecen todos a la clase de los MIRIÁPODOS o “muchos pies” del griego Subphylum Myriapoda: myna = diez mil o myrioi = muchos y podos = pies, en efecto, el número de patas de un miriapodo adulto va de un mínimo de 18 a un máximo de 750 patas.

A pesar de que sean insectos del aspecto desagradable, tienen, en el ambiente en que viven, un papel muy importante, según la clase a la que pertenecen, se alimentan de insectos o de vegetales, hojas muertas y madera podrida.

El común milpiés y el ciempiés pertenecen, respectivamente, a las clases de los diplopodi y los chilopodi. Al mirarlos parece que la cabeza y la cola sean iguales, pero la cabeza esta provista de un par de antenas, ojos simples, los ocelos, un par de mandíbulas, un par de mandíbulas para los milpiés y para los pauropodi, mientras que los sinfili tienen dos pares de mandíbulas. El cuerpo es dividido en segmentos que en los milpiés se parecen a una fuerte coraza y de cada segmento, a excepción del último, brotan un par de patas (ciempiés) o dos pares de patas (milpiés) que son constituidas por 5 artículaciones. Para respirar tienen una tráquea tubular, las hembras son ovíparas y todos los miriápodos son unisexuales (excepto por alguna rara excepción).

MILPIÉS (DIPLOPODI)

Los milpiés o Diplopodi, son muy importantes en la naturaleza, por su dieta a base de residuos y  vegetales, son devoradores incansables de madera y hojarasca y en algunos casos también de excrementos, cadáveres y otras sustancias. Los milpiés se convierten asi en grandes productores de sustancia orgánica y abono natural, por esto, los milpiés son ligados a ambientes húmedos y ricos en humus y los encontramos comúnmente en los lechos de hojarasca, en lo terrenos bajo piedras y troncos caídos, en las maderas podridas, pero, a pesar del ambiente poco limpio en que viven, pasan mucho tiempo en limpiar y lustrar su coraza y sus antenas.

En todo el mundo existen diez mil especies de milpiés, de los que, en Italia, estan cerca de cuatrocientos. En el lenguaje científico los milpiés son llamados Diplopodi por diplo=doppio y podos = pie porque, de cada segmento corpóreo en forma de anillo, brotan dos pares de patas. En el reino animal en efecto, por esta característica, los milpiés tienen el récord por el mayor número de patas y a pesar de que tengan dos pares de patas por segmento, los milpiés a diferencia de los ciempiés, se mueven muy lentos, con gran elegancia, en un movimiento a ola y que al mismo tiempo les permite de tener un mayor empuje para poder meterse en el terreno.

En realidad ningun milpiés alcanza un número tal de patas, el plusmarquista que vive en California tiene bien 750 es el Illacme Plenipes del orden de los Siphonophorida mientras el Polyxernis lagurus que vive en Italia y es un pequeñísimo milpiés que no supera los 3 cm. tiene solamente 24 patas, mientras el Graphidostreptus gigas que vive en Africa y el Scaphistostreptus seychellarrum que vive en efecto a los Sheyscelles pueden alcanzar los 30 cm.

Otros milpiés presentan curiosas características como el Serradium hirsutipes que puede quedar inmerso en agua por mas de un mes; otra especie de milpiés, Motyxia, se ilumina para alejar eventuales parásitos, el Serradium hirsutipes descubierto en Italia hace solo diez años y precisamente en las grutas de los Montes Lessini, respira a través de “bocadas de aire modificado”, grupos de pelos hidrófobos con los que capturan el aire en pequeñas burbujas. Estan despues los milpiés de la especie de los Glomeridae, tienen un cuerpo corto, convexo y cilíndrico con solo 11-12 segmentos que, cuando se cierran a pelota para defenderse de la desecación o de eventuales predadores, parecen cochinillas de tierra.

O bien el Pachyiulus communis de la familia de los Julidae, tiene cuerpo largo, de forma cilíndrica, con patas muy cortas, morfológicamente es apto para cavar en el terreno, además, para defenderse, se atornilla sobre él mismo en espiral y emite un líquido amarillento nauseabundo. Esta especie de milpiés, a veces, puede desarrollarse en gran número en el terreno de los jardines y penetrar en el primer piso y subterráneos de las viviendas pero puede también penetrar en las habitaciones a traves de las macetas de flores y humus ya infestados.

Otro milpiés, el Julide Ommotoiulus morelleti, tiene cuerpo largo y cilíndrico y subdividido en 50 segmentos y mas, vive en la península ibérica e introducida accidentalmente, también en Australia, no presente todavía en Italia, es a menudo causa de infestaciones por su fototropia que atrae otros numerosos ejemplares en los edificios iluminados.

Un milpiés que puede ser confundido con el ciempiés por la forma aplastada del cuerpo  es el Polydesmus sp, pero son bien visibles los dos pares de patas por cada segmento del cuerpo que generalmente son cerca de 20. También esta especie de milpiés, puede en muchas ocasiones, del mismo modo de los otros milpiés, penetrar en los edificios. Me ha ocurrido, en una ocasión, de retirar diferentes ejemplares de Polydesmus dentro de un comedor cuya probable causa fue el jardín adyacente recientemente tratado con grandes cantidades de pacciame a base de corteza de pino, probablemente ya infestado por tales artrópodos.

Como hemos podido notar, los milpiés pueden tener un cuerpo convexo, cilíndrico o aplastado y cuando son molestados, se defienden enrollándose sobre ellos mismos y secretando a traves de específicas glándulas un líquido repelente o tóxico. Los milpiés, tienen antenas mas cortas de los ciempiés, mientras las dimensiones varían según el ambinete en que viven, en Italia la largura de los ciempiés va de 10mm a 50mm.

La vida de los milpiés, generalmente, es de 3 años, aunque algunos pueden alcanzar los 11 años; tienen un crecimiento muy lento y alcanzan la maturidad sexual después del primer o segundo año de vida, el acoplamiento ocurre con verdaderos y propios rituales de cortejo, con emisiones de olores particulares para atraer a la hembra, que, fecundada, ova cerca de un millar de huevos que, en algunos casos, alcanza a proteger hasta la eclosión.

CIEMPIÉS (CHILOPODI)

Los ciempiés tienen, a diferencia de los milpiés, sobre la cabeza, largas antenas filiformes, tienen el cuerpo aplastado. Las dimensiones de los chilopodi, que encontramos en nuestro país, varían de los 3mm a 200-300mm, tienen un solo par de patas por cada segmento y el número de las patas varía, de 15 pares a un máximo de 191 y aunque no se conozca el motivo, su número siempre resulta impar.

Son predadores y feroces carnívoros y el primer par de patas, aquel mas cercano a la cabeza, es modificado a garra venenosa para capturar y paralizar las presas: insectos, gusanos, arañas, larvas, chinches, termes, mosquitos. Estas garras también pueden ser usadas para defensa porque su mordisco, para las especies presentes en Italia, tiene un efecto muy blando comparable a la picadura de otros insectos de pequeñas dimensiones. Sólo en el caso de la Escolopendra, algunas veces, se han manifestado vómito, pulsaciones irregulares, aturdimiento, cefalea y pánico, como también reacciones alérgicas.

Los ciempiés generalmente viven en zonas boscosas, a lo largo de las riberas de los ríos, bajo hojarasca, piedras, cortezas, troncos caídos. Aman los ambientes humedos y oscuros por tanto, podemos encontrarlos en hábitat diferentes como sótanos, subterráneos, leñeras, lavaderos y baños y a veces pueden penetrar en nuestras casas en busca de insectos.

ESPECIES PRESENTES EN ITALIA

Scutigera coleoptrata: del orden de los Scutigeromorfi sus dimensiones alcanzan los 4cm, dotada de 15 pares de patas, tiene una vida media de 5 años. A la hembra del scutigera coleoptrata se la reconoce por el último par de patas mas largas de las otras. Es el ciempiés que podemos encontrar en nuestras casas, se mueve a velocidad sorprendente sobre muros y suelos, sale por la noche en busca de insectos y en particular modo, de mosquito; es una especie esquiva y propensa a escapar si es molestada, es inocua para el hombre y su mordisco, generalmente, es accidental y puede provocar enrojecimiento, picazón y ligera hinchazón.

Lithobius fortificatus: ciempiés de la familia de los Lithobiidae, tiene el tronco aplastado y robusto subdividido por unos 15 segmentos y son de color rojo-oscuro. Generalmente salen durante la noche, mientras durante el día se esconden de la luz bajo piedras y madera.

Himantanum gobrielis: es el ciempiés mas grande que vive en nuestro país, en particular modo a lo largo de las costas del Mediterráneo, puede alcanzar los 22cm de largo con 177 pares de patas y tiene el cuerpo de color amarillo- naranja. Vive en ambientes húmedos bajo piedras, musgo, corteza, pero también dentro de macetas de flores, sótanos, leñeras y a veces entra en las viviendas. Es un predador de insectos y lombrices.

ESCOLOPENDRAS

Pertenecen a la clase de los chilopodi (ciempiés), tienen un cuerpo ligeramente aplastado y de  colores brillantes: amarillo, violeta, verde, azul y bruno oscuro, formado de cerca de 20 segmentos duros unidos por una membrana flexible, el desarrollo y el crecimiento ocurre por muda a causa del exoesqueleto que no crece en la misma medida que el resto del cuerpo, este último es dividido en dos partes: cabeza y tronco: sobre la cabeza tiene dos largas antenas y a los lados se encuentran 4 ocelos (ojos simples), mientras el último par de patas es mucho mas desarrollado y dirigido hacia atrás. En las zonas con clima templado este ciempiés alcanza los 10-15cm de largo, mientras que las especies de escolopendras que se encuentran en las zonas húmedas ecuatoriales, pueden alcanzar y superar los 30cm.

Son en todo caso organismos que se encuentran comúnmente en las zonas boscosas, bajo hojarasca, piedras, zonas húmedas y oscuras como grutas y estos ciempiés, pueden entrar también en las casas cuando el clima externo se vuelve o demasiado seco o demasiado humedo. También las escolopendras como todos los ciempiés, se alimentan de insectos o en el caso de especie mas grandes, también de pequeños invertebrado como ranas y lagartijas, ratones y murciélagos. El veneno de estos ciempiés contiene serotonina, histamina y acetolina. Conocido y usado como remedio para algunas enfermedades en la medicina china.

Las especies de escolopendras mas conocidas son:

  • Scolopendra cingulata: difusa en toda el área del Mediterráneo, Europa y también África. Se puede fácilmente reconocerla por el color rojo de la cabeza y del último segmento, mientras el tronco es de color oscuro. Esta especie no es considerada peligrosa para el hombre, su mordisco puede provocar dolor, picazón, enrojecimiento e hinchazón.
  • Scolopendra gigantea: es el ciempiés mas grande conocido en el mundo, alcanza, pero puede también superar los 30cm. Mas conocido como Ciempiés de la Amazonia, lo encontramos en Sudamerica occidental y septentrional, en Jamaica y en las islas Trinidad. El scolopendra gigantea generalmente, huye de la presencia del hombre, su mordisco, aunque no es letal, puede causar graves síntomas como fiebre alta, sudoración, debilidad e infecciones, además de un intenso dolor e inflamación en el punto del mordisco. Como todos los ciempiés el Scolopendra gigantea es carnívoro y muy agresivo con sus presas: ranas, camaleones, araña, ratones, pájaros y murciélagos.

Contáctanos sin empeño para una Asesoría e/o Presupuesto GRATUITO.